Así fue como se enteró…

 

¡A Dios no se la juega nadie!

 

Gatos…son tan…¡Troll!

 

Buahhhhh…¡Esta viñeta me encanta!

 

 


Volver a Cajón Desastre